martes, 2 de febrero de 2010

Hay muchas cosas en qué pensar y por quién pensar


Hoy estoy meditabundo, navegando en mi mente pensando miríadas de cosas y temas. Estoy cansado de vagar en este mundo y no encontrar lo que me pertenece. A veces creo que todo lo que hago se hace por la cotidianidad de la vida y la monotonía de la misma. Sin embargo, pienso renovar mañana, tener nuevas energías, pensar que las cosas pasan siempre para un mejor cambio. Siempre he dicho que lo que hagas en tu vida y lo que hagas con tu vida se reflejará en tu camino. Por eso pienso también retomar viejas amistades y recordarles que aquí estoy y existo. Cómo prolongar esa existencia, a veces me pregunto eso, cómo dejar huella en el camino que todos queremos recorrer, cómo hacer para que alguna vez alguien nos recuerde por algo, que no pasemos en este mundo en vano. Los ánimos deben subirse por algo en especial, porque tengo a alguien que siempre me apoya, que siempre está ahí, por eso tengo que pensar las cosas no sólo por pensar, sino porque tengo por quién pensar. Mi esposa es la persona que ahora me anima a conseguir mis metas, sin ella, las cosas seguramente serían muy diferentes. Gracias a esa gran mujer. Hay cosas que hay que arreglar, organizar, pero como seres humanos que somos, seguramente podremos llegar lejos juntos. Por lo pronto, tengo mucho en qué pensar y por quién pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario